¿Tienes una sensación como de hormigueo o sensación de que tienes el labio dormido y no sabes qué hacer? Es probable que estés padeciendo parestesia.

Si eres odontólogo y quieres profundizar más en el tema, te aseguramos que leyendo este artículo podemos contribuir en tu aprendizaje y entender este problema bucal.

En la Clínica Dental Barrigón aclararemos todas tus dudas y te ofreceremos una guía para que soluciones tu problema bucal.

¡Empecemos!

¿Qué es parestesia?

Es cuando existe una compresión del nervio alveolar inferior y lingual. Esta compresión o lesión del nervio nos provocará la pérdida de sensibilidad de la mitad de nuestra lengua y labio.

Es una sensación de hormigueo que perciben algunas veces los pacientes después de algunas prácticas odontológicas. La más común se presenta luego de la extracción quirúrgica de una muela, pero que es tratable con medicamentos o tratamientos quirúrgicos.

¿Cuánto tiempo puede durar la parestesia?

Si te encuentras en presencia de una parestesia te recomendamos que tengas mucha paciencia durante el proceso de recuperación. Esta sensación o parestesia desaparece siempre pasadas 1 o 2 semanas y, en algunos casos, al cabo de unos meses. Si supera los 3 meses te recomendamos consultarlo con tu odontólogo.

En algunos casos es el neurocirujano quien debe tratar esta parestesia, ya que es posible que deba realizarte una intervención quirúrgica más profunda.

¿Por qué se produce una parestesia?

Inexperiencia del Odontólogo

La parestesia puede aparecer por falta de una correcta evaluación y planificación médica en la zona a tratar. Se da en muchos casos por la inexperiencia o falta de información del especialista al momento de aplicar un tratamiento.

Si el odontólogo no tiene la pericia necesaria al llevar procedimientos de extracción de piezas bucales, puede cometer errores que terminan por afectar los nervios involucrados en las sensaciones bucales.

Extracción de un tercer molar

En la mayoría de los casos se puede generar una parestesia cuando se realiza una extracción de un tercer molar inferior o cordales. Si el molar está cerca del nervio dentario inferior la parestesia es más frecuente. Al momento de tratar de retirar la pieza se puede comprimir ese nervio.

También puede ocurrir lesión del nervio lingual cuando se realizan las extracciones de los terceros molares.

Implantes dentales

La parestesia también puede suceder cuando te colocan los implantes dentales. Si no realizan un estudio radiográfico, te pueden lesionar el nervio y provocar una compresión que va a causar un adormecimiento.

Tiempo quirúrgico

A mayor tiempo quirúrgico va a existir una mayor inflamación del tejido que puede condicionar también una lesión del nervio. Una de las causas por las cuales se lesiona el nervio es por un proceso inflamatorio muy pronunciado.

Aplicación de la anestesia

La anestesia mal administrada puede generar una lesión química directamente sobre el nervio que puede condicionar una pérdida de sensibilidad. Pero no solo el aspecto neurotóxico de la anestesia genera una lesión del nervio, sino también cuando el odontólogo realiza una infiltración.

Si la infiltración se realiza en un compartimiento vascular puede generar un hematoma cuando se aplica la anestesia. El hematoma puede comprimir el nervio y generar una lesión indirecta que en la mayoría de los casos es transitoria.

Fractura de la tabla lingual

Así mismo, si el odontólogo fractura la tabla lingual al generar una excesiva palanca sobre el tercer molar, puede provocar un atrapamiento del nervio produciendo la parestesia o un proceso inflamatorio.

Curetaje

Si el odontólogo, después de realizar la extracción, ejecuta un curetaje alveolar muy enérgico, puede lesionar o fracturar el nervio ocasionando parestesia. El curetaje también puede generar un hematoma sobre la superficie del conducto que pudiera condicionar una compresión del nervio alveolar desencadenando una parestesia.

Inflamación

Las cirugías muy largas y cirugías con colgajos muy amplios pueden desencadenar en edemas postoperatorios.

También puede darse el caso del paciente que se le realiza la operación y no muestra ningún síntoma de parestesia durante el primer día, pero al tercer día pierde la sensibilidad.

Esto se debe a que en este caso la inflamación es progresiva y es un proceso que generalmente tiene su pico máximo entre las 48 y 72 horas.

Es posible que no hubiera una alteración del nervio durante la cirugía, pero el proceso inflamatorio que fue progresivo genera una compresión de ese nervio. Esta inflamación progresiva produce un trastorno sensorial en el paciente, siendo esto reversible.

¿Cómo sé si tengo Parestesia?

Si al día siguiente de la extracción sigues sintiendo entumecimiento en tu cara, hormigueo en la lengua y resequedad en la boca, es posible que puedas tener una parestesia, incluso pueden aparecer los síntomas unos días después de la extracción.

Pero no te alarmes, en la mayoría de los casos se puede tratar con medicamentos.

¿Qué debo hacer si creo tener Parestesia?

Lo primero que debes hacer es visitar a tu odontólogo y contarle lo que te está sucediendo. No te automediques porque puedes complicar el cuadro clínico que estás presentando. Es mejor que acudas a un especialista para que te diga que tratamiento es el más adecuado para ti.

Tratamiento

La parestesia desaparecerá con un buen tratamiento médico. El odontólogo debe tratarte con antiinflamatorios y vitamina B, esto ayudará a que el proceso inflamatorio se reduzca más rápido. Algunos odontólogos indican adicionalmente corticosteroides IM y Ácido alfa lipoico. En algunos casos te pueden indicar un tratamiento antineurálgico que te ayudarán a reducir los dolores provocados por el nervio dañado.

Ahora bien, si el afectado es el nervio sublingual es necesario realizar una microcirugía. En este caso, el especialista debe mantenerte en observación durante 6 meses aproximadamente con citas periódicas.

¿Cómo puede el odontólogo evitar que suceda una parestesia?

La clave para evitar que esto suceda es la prevención y la aplicación de técnicas adecuadas. El odontólogo debe planificar la cirugía previamente realizando todos los estudios necesarios, es decir, con estudio radiográfico para conocer la posición del diente y la proximidad que tiene con el nervio antes de la cirugía.

Una vez realizado el estudio radiográfico, el odontólogo te planificará una correcta técnica para retirar la pieza dental. Si aun con la radiografía se tienen dudas, deberá solicitar un estudio tomográfico para observar mejor la posición del diente.

El odontólogo debe conocer cuáles son sus limitaciones, qué puede hacer y qué no está a su alcance como profesional para no causarle daño al paciente.

Recomendaciones para los odontólogos

Es importante conocer bien la anatomía del paciente para poder ejecutar extracciones o cirugías seguras, informando al paciente sobre los riesgos antes de realizar la extracción de terceros molares, colocar implantes, etc.

¿Qué debe hacer el odontólogo cuando el paciente dice que no tiene sensibilidad?

El odontólogo deberá realizarte un test diagnóstico y seguimiento progresivo del avance de tu parestesia. Con esto el odontólogo podrá decidir si continúas con el tratamiento farmacológico o debes realizarte un tratamiento quirúrgico.

Es muy importante que el odontólogo determine cuándo inició la parestesia. Una vez inicia la lesión del nervio se debe aplicar el tratamiento y el odontólogo debe hacerle seguimiento, realizando un test sensorial semanalmente el primer mes y luego cada 15 días.

Si es a nivel alveolar inferior debes realizar golpes suaves en la zona donde sientes alterada la sensibilidad, bien sea a nivel del mentón, en el cuello o en el labio. Con una pinza puedes realizar pequeños pellizcos para activar las zonas no susceptibles a sensibilidad a nivel del mentón.

En cuanto a la estimulación térmica, el odontólogo puede indicar que coloques una compresa con hielo e inmediatamente una compresa con calor. Todos estos estímulos van a ayudar a la recuperación del nervio.

El profesional de la salud bucal te recomendará el cepillado de la lengua así como la estimulación de la misma con pequeños pellizcos. También es aconsejable que te indiquen, cambios bruscos de temperatura en esta área, como tomar agua muy fría y luego tomar un té caliente que genere un cambio térmico para facilitar la estimulación nerviosa.

Esperamos que este artículo sobre la parestesia haya aclarado todas tus dudas. Recuerda consultar un especialista con experiencia para tratar cualquier problema relacionado con tu salud bucal.

¡Te invitamos a seguir con nosotros y leer todos nuestros artículos!

Visítanos

Calle Dos de Mayo, 13,
47004 Valladolid

Contáctanos

983 397 823 | 626 044 319
info@clinicadentalbarrigon.com

Horario

Lunes-viernes: 9:00 h. a 20:30 h.
Sábado y domingo cerrado

Call Now Button
Abrir chat