Las llagas o aftas en la lengua aparecen en la lengua o en cualquier otra parte de la boca, como por ejemplo, el paladar o las encías, y se presentan en forma de pequeñas lesiones que, generalmente, producen un molesto dolor a quien las sufre. Y, aunque se trata de una patología habitual en muchas personas, es altamente recomendable que podamos conocer en profundidad las causas y los posibles motivos de su aparición.

Desde la Clínica Dental en Valladolid Barrigón,  a través de este artículo queremos facilitarte información sobre,  por un lado, qué son,  por qué salen, cuáles son sus causas de aparición y lo más importante: el procedimiento idóneo que se debe seguir para combatirlas de forma adecuada.

¿Qué son las llagas en la lengua?

Las llagas o aftas en la lengua son pequeñas lesiones ulceradas, generalmente de forma redonda u ovalada, que en su exterior presentan un color blanquecino. Pueden adquirir diferentes tamaños y alojarse en cualquier área de la lengua y de la boca. Estas heridas bucales para que puedan ser consideradas aftas y así poder recibir el tratamiento adecuado, deben ser solo superficiales, sin supuración ni cualquier otro signo de infección más profunda.

De hecho, sin importar el sitio de la boca en donde emerjan, ya sea encías, lengua o paladar, tenemos que recordar que las mismas no son contagiosas, pero sí  muy molestas y hasta, en ciertos casos, dolorosas. Este dolor está relacionado con las acciones principales que realizamos con la boca, como por ejemplo, la función básica y principal de masticar alimentos, ya que el roce de la comida se vuelve fastidioso o incluso insufrible, al igual que ocurre con la sensibilidad que podremos sentir al ingerir bebidas o infusiones.

Hay que decir que, aunque el 20% de las personas suelen padecer aftas orales de forma recurrente, es más habitual que estas aparezcan en niños, preadolescentes, adolescentes y jóvenes adultos, sin embargo,  conforme aumenta la edad va disminuyendo la existencia de las mismas.

¿Por qué salen llagas en la lengua?

No existe un motivo exacto y único al que podamos adjudicar la aparición de llagas en la lengua, sin embargo, se estipula que las llagas pueden aparecer como consecuencia del estrés. Otros estudios señalan como motivo principal una respuesta del cuerpo ante una excesiva ingesta de alimentos con alto porcentaje de grasa, como pueden ser las frituras, los embutidos, las hamburguesas o la denominada comida basura. También se puede atribuir al consumo habitual de alimentos picantes o ácidos, aunque esto no se han registrado estudios que certifiquen esta teoría.

Otras teorías recientes, señalan como razón de su nacimiento la falta de nutrientes, en específico a la insuficiencia de vitamina B12, ácido fólico, hierro y cinc. Por lo cual, se aconseja tener en cuenta estas fuentes y nutrientes mediante los análisis pertinentes, y así evitar la aparición de esta patología tan incómoda.

Causas de las llagas en la lengua

Tal y como hemos señalado anteriormente, la razón de que afloren las llagas en la lengua no se deben únicamente a una causa específica, sin embargo, hay supuestos en los que se puede relacionar con las siguientes causas:

  • Traumatismos: Una mordedura fuerte en la lengua o un golpe en la boca puede dañar las membranas que cubren el interior de la boca, lo que podría desencadenar el desarrollo de llagas.
  • Ortodoncia o prótesis dentales: En estos casos, tanto la ortodoncia como las prótesis dentales pueden provocar algún rozamiento en la lengua o en algún área de la boca, favoreciendo la salida de ulceraciones o llagas.
  • Reacción inmunológica: A veces esta patología se presenta como consecuencia de la existencia de bacterias comunes de la flora bucal, por este motivo es indispensable mantener una buena higiene de la boca, a fin de evitar este tipo de inconvenientes.
  • Estomatitis aftosa recurrente: Como hemos mencionado, un 20% o 30% de los adultos pueden ser afectados por la estomatitis aftosa recurrente, lo cual también le ocurre a un alto porcentaje de niños. No está claro el motivo de su aparición, pero sí se puede hablar de una tendencia familiar o de origen hereditario, ya que este carácter se vuelve frecuente en dichas personas.
  • Fármacos: Algunos expertos en el tema apuntan a que hay ciertos ingredientes que contienen determinados fármacos o, incluso, algunos dentífricos y enjuagues bucales que podrían provocar la aparición de llagas. Según esta tendencia, esto sucedería debido a la utilización de laurel sulfato de sodio (LSS). Así mismo se estipula que algunos medicamentos activan su formación.
  • Alergias: Es posible que algunas alergias o la hipersensibilidad ante ciertos alimentos como frutos secos, fresas, limón o chocolate, contribuyan al nacimiento de este fenómeno. Sin embargo, más adelante analizaremos los alimentos que es preferible eludir para evitar su aparición.
  • Dejar de fumar: Aunque fumar es una de las causas que más perjudica la salud, y dejar de hacerlo es una de las decisiones más acertadas, cuando una persona que regularmente realiza este hábito toma la determinación de ponerle fin, es posible que puedan aparecer más úlceras de lo normal. Sin embargo, en este caso, es una reacción normal, ya que el cuerpo está lidiando con la modificación química a la que lo hemos estado sometiendo.
  • Predisposición genética: Este es otro de los motivos más frecuentes y comunes, dado que es habitual que varios miembros de una misma familia sufran llagas en la lengua o en la boca. Aquí, se establece con claridad el origen genético del asunto, por lo cual su aparición está ligada a un precedente crónico. Es posible que, si tu madre o tu padre sufren problemas de llagas, tú también las padezcas.
  • Infección Viral: Las infecciones virales producen debilitamiento del sistema inmunológico. Cualquier afección que ataque el sistema inmunológico del cuerpo, que es la defensa natural contra las infecciones y las enfermedades, puede contribuir a desarrollar estas lesiones bucales.
  • Cambios hormonales: La menstruación, la menopausia u otros desórdenes hormonales pueden aumentar la probabilidad de tener llagas.

Alimentos que contribuyen a la aparición de las llagas:

De acuerdo a su naturaleza, algunos alimentos poseen componentes que pueden influir en el desarrollo de llagas en la lengua o en la boca. Aquí hay un listado de algunos de ellos:

  • Fresas: Este alimento puede ser demasiado ácido y puede generar la aparición de llagas. Si ya tenemos una afta en la boca, es aconsejable no probar este alimento hasta la total curación de las llagas.
  • Frutos secos: Aunque sabemos que los frutos secos son un excelente alimento para el organismo por todos los beneficios que aportan, en lo que respecta a las llagas, los frutos secos pueden contribuir a su aparición.
  • Café: Esta bebida también contribuye a la aparición de llagas y es conveniente

Otros alimentos que deberíamos evitar en caso de tener llagas serían el chocolate y los derivados del trigo.

¿Cómo tratar las llagas en la lengua?

Por lo general, las llagas en la lengua se curan solas, pero necesitan de limpieza e higiene bucodental para hacerlo. Debido a las molestias que provocan, se puede acelerar el proceso de curación mediante algunos tratamientos. Como sugerencia, los expertos aconsejan no ingerir comidas con muchos condimentos y, en lo posible, reducir la ingesta de alimentos ácidos y con alto porcentaje de grasa, así como también evitar  los cítricos, ya que este tipo de alimentos contribuye a empeorar el estado de las mismas.

Otra posible solución son los anestésicos locales o antiinflamatorios tópicos que pueden aliviar el dolor. En el mercado existen distintos tipos y marcas, pero en estos casos se recomienda consultar a un profesional de la salud para su mejor implementación. Desde la Clínica Dental Barrigón esperamos su consulta al respecto, en caso de querer incurrir en estas soluciones.

También existen métodos paliativos caseros que pueden contribuir a la sensación de disminución de malestar, como la práctica de realizarse enjuagues de agua tibia con sal varias veces al día. Esta simple preparación es bastante eficaz a la hora de disminuir la sensación de sensibilidad, siendo una solución útil y económica, aunque debemos tener en cuenta que solo nos aliviará el malestar, ya que no se ha demostrado que los remedios caseros curen las llagas.

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad, nos ponemos a tu disposición para cualquier duda o consulta. ¡Déjanos ayudarte a eliminar el dolor!

Visítanos

Calle Dos de Mayo, 13,
47004 Valladolid

Contáctanos

983 397 823 | 626 044 319
info@clinicadentalbarrigon.com

Horario

Lunes-viernes: 9:00 h. a 20:30 h.
Sábado y domingo cerrado

Call Now Button
Abrir chat