Cada vez son muchas más personas que en el momento de buscar una cita con un especialista en salud dental, buscan resolver sus dudas respecto a como llevar un correcto manejo de la higiene bucodental, bien sea lo referente a la dentadura, las encías, el paladar o la parte interna de las mejillas. 

Por supuesto, entre las consultas más comunes no pueden faltar las referentes a la utilización correcta del flúor al momento de la higiene bucal, formando parte del cepillado diario o incluso de algún tratamiento odontológico que se esté llevando a cabo. Te recomendamos que siempre tengas presente pedir información detallada sobre el uso del flúor a un profesional y no hacerlo a la ligera. Estos profesionales de la salud dental te aconsejarán de qué forma usarlo apropiadamente para que no tengas ningún problema en el futuro.

Antes de observar los datos más relevantes del flúor, conozcamos su naturaleza, composición y cómo actúa en nuestra salud bucodental.

¿Qué es el Flúor?

El flúor, tal y como lo conocemos es un elemento químico que se ubica en el grupo 17 de los halógenos en la tabla periódica, su simbología es la F. Lo podemos encontrar mayormente en la naturaleza, principalmente en la corteza terrestre y en el agua salada. Es decir que podemos encontrarlo en su estado natural, además de en distintas cantidades en varios alimentos de origen vegetal, animal y en algunas frutas.

También podemos mencionar el uso industrial que se le realiza al flúor, ya que se utiliza para elaborar el teflón, aumentar la fortaleza del vidrio y en el procesamiento del aluminio. Hay que tener en cuenta que cuando el flúor se presenta de manera natural se debe tener cuidado, ya que su reactividad y peligrosidad aumenta, así que preferiblemente debe unirse a otras sustancias y minerales.

Es importante señalar que varios países han decidido agregar flúor a las fuentes de agua pública de grandes ciudades para así ayudar a la salud bucodental de los ciudadanos.

Acción del Flúor en la salud dental

La posibilidad de conseguir el flúor en diferentes formatos, gracias a poder trabajarlo de forma industrial, ha facilitado que pueda ser usado de forma sencilla para su uso en los dientes y en los aparatos de ortodoncia, entre otros. Se puede utilizar en forma de gel o líquido y con un sabor agradable para su aplicación. La fórmula más común que aplican los especialistas dentales es el fluoruro de sodio y varios fluorofosfatos. 

El Flúor como enemigo de la caries

Las fórmulas utilizadas por los dentistas son reconocidas como potentes agentes antibacterianos y antisépticos. Los mismos actúan con gran fortaleza en la destrucción de esos microorganismos malignos que se adhieren a nuestros dientes y encías, tales como lactobacilos y estreptococos mutantes. Ambos patógenos son conocidos por ser generadores de la caries y de muchas otras afecciones bucodentales.

Diversos estudios en prestigiosas universidades del mundo  a lo largo de los años, han determinado que el fluoruro es altamente efectivo en el tratamiento preventivo de la caries, demostrando así que su uso diario en la higiene bucal reduce enormemente la posibilidad de aparición de estas peligrosas y dañinas bacterias.

El Flúor como un defensor del esmalte

El flúor posee entre sus múltiples propiedades positivas para nuestra salud, la capacidad de proteger altamente el esmalte dental por mucho más tiempo. Esto ocurre gracias a que la hidroxiapatita, que es el componente mayor en el esmalte, se convierte en fluorapatita gracias a la acción determinada del flúor. La mencionada fluorapatita es mucho más resistente a la descalcificación ósea, lo cual evita el debilitamiento de las piezas dentales y la posibilidad de sufrir fracturas en mayor nivel.

¿Cómo afecta el Flúor en la salud?

Mucho se ha hablado de las grandes bondades del flúor y sus propiedades beneficiosas para la salud bucodental. Sin embargo, es importante mencionar que muchas personas se preocupan por los posibles efectos secundarios que pueda tener su aplicación en el uso diario dentro de la higiene bucal.

Pese a que hay algunas conclusiones que no han sido certificadas de forma científica, sí existen algunas condiciones adversas que pueden generarse en el momento de no realizar un buen uso del flúor y sobrepasar las dosis recomendadas. Es por ello que como todo componente químico su uso debe ser racional y controlado.

Entre los efectos secundarios que pueden darse, a raíz del uso excesivo del flúor, encontramos problemas en los huesos, en la dentadura y hasta complicaciones neurológicas; mencionando como síntomas más comunes, el dolor abdominal, salivación excesiva, vómitos acompañados de náuseas y en casos más graves convulsiones y espasmos musculares. Así que su aplicación en la higiene bucodental debe ser bastante acertada y controlada.

Para el correcto uso del flúor es importante tener en cuenta:

  • Estado puro del Flúor

Es importante señalar que muchas personas afirman que el flúor en estado puro, tal y como se extrae de la naturaleza es bastante peligroso si llega a tener contacto con la piel humana, debido a que puede generar quemaduras de intensidad alta. Gracias a esta afirmación, se ha extrapolado los daños que pueden generarse por la utilización de otros componentes que contienen el fluoruro.

Esta teoría no está certificada científicamente. Además, en la naturaleza este químico se consigue en forma de fluoruro, siendo este el que se aplica en la fabricación de dentífricos y muchas otras soluciones usadas para la salud bucodental. Así que se descarta su uso en su forma más reactiva y peligrosa.

También se debe mencionar que la mayoría de los químicos que son peligrosos en estado puro, pierden esa condición al momento de interactuar con otros químicos. Así que usándose de manera correcta y con la medición de un especialista médico, pueden ser un gran aliado en el cuidado de nuestra salud.

  • Niveles de toxicidad del Flúor

Un aspecto negativo que es necesario comentar habla sobre la posible toxicidad del flúor en algunas personas alrededor del mundo. De esta forma hay que tener en cuenta que la dosis mínima que puede generar intoxicación es de 5 mg por cada kg de peso corporal de la persona que lo consuma. Por ejemplo, una persona cuyo peso es de 60 kg podría terminar sufriendo una intoxicación si consume 300 mg de este halógeno.

Es importante destacar que en las cremas dentales la concentración de fluoruro se encuentra en niveles bastante bajos en cada gramo del dentífrico. Así que aplicándose estos productos siguiendo las recomendaciones especializadas, no existe riesgo alguno de sufrir intoxicación. En el caso de los niños, estos pueden tener una intoxicación con menor cantidad que un adulto, sin embargo el peligro desaparece si se usa una crema dental con poco flúor especiales para los niños.

Como señalamos anteriormente, los síntomas más comunes de la intoxicación por consumo excesivo de fluoruro son: dolores abdominales, diarrea constante, vómitos, náuseas, temblores y debilidad general. Así que si presentas estos síntomas y sospechas que ha habido un exceso en el consumo de fluoruro no dudes en acudir a tu médico.

  • Utilización del Flúor

Ha sido demostrado que la utilización de soluciones fluoradas es altamente necesaria para mantener el cuidado de nuestra salud bucodental. El flúor actúa como esa potencialidad que protege el esmalte y elimina los microorganismos que actúan en la degradación y fractura de las piezas dentales. Su uso se recomienda bajo la supervisión de un odontólogo certificado y de confianza y, por supuesto, evitar su aplicación de manera excesiva que pueda acabar generando complicaciones severas en la salud.

En la Clínica Barrigón, les ofrecemos a nuestros pacientes una variada gama de profesionales especialistas en la salud bucodental. Así que si tienes alguna duda al respecto nosotros la resolveremos.

¡Tu salud dental estará en las mejores manos!

Visítanos

Calle Dos de Mayo, 13,
47004 Valladolid

Contáctanos

983 397 823 | 626 044 319
info@clinicadentalbarrigon.com

Horario

Lunes-viernes: 9:00 h. a 20:30 h.
Sábado y domingo cerrado

Call Now Button
Abrir chat