La estética también es parte fundamental de nuestra salud bucal, puesto que la cara es nuestra principal carta de presentación, así que la dentadura se convierte en parte elemental para demostrar en nosotros salud, buen ánimo, cordialidad y, por supuesto, belleza y elegancia

Tener una dentadura algo torcida y descuidada afecta la imagen que ofrece una persona, por lo que los tratamientos de ortodoncia invisible se han convertido en la gran opción para aquellos que desean y necesitan mejorar su imagen dental. Como ya sabemos, los tratamientos de ortodoncia tradicional no son para nada discretos, es por ello que la mayoría de los pacientes optan por usar ortodoncia invisible. Este tipo de aparato ataca por igual los problemas estéticos en la dentadura sin necesidad de esos famosos brackets tradicionales, que en muchas ocasiones no son muy agradables a la vista de todos.

Por supuesto, antes de adentrarnos en la ortodoncia invisible es necesario que la conozcamos mucho mejor y así tener en cuenta esta opción en caso de necesitarla.

Definición de la Ortodoncia Invisible

La ortodoncia invisible o también conocida como ortodoncia sin brackets, consiste en un tratamiento dental en el que se aplican unos alineadores transparentes. Se trata de unas férulas que se encargan de enderezar los dientes y cambiar su posición. Dichas férulas son fabricadas especialmente para el paciente previo estudio de su situación y sus necesidades.

Estos alineadores se van cambiando preferiblemente cada 15 días y, si es necesario, se complementan con algunos accesorios para que ayuden al desplazamiento de los dientes de una manera más efectiva y así conseguir resultados rápidamente.

Sin duda, la ortodoncia invisible se ha convertido en la gran alternativa frente a la ortodoncia tradicional. Esto se debe a que además de presentar discreción en el tratamiento, soluciona los problemas de apiñamiento de las piezas dentales, diastemas o sobremordeduras. Además de que evita la utilización de esos brackets metálicos que en muchas ocasiones resultan molestos y antiestéticos.

Funcionamiento de la Ortodoncia Invisible

En primer lugar, el paciente debe asistir a una consulta con un especialista en salud bucodental. Siempre te recomendamos buscar asistencia de personal calificado profesionalmente. El médico realizará un estudio minucioso, detallado y personalizado del problema, de cara a determinar si el tratamiento es apto y necesario para el caso que presente el paciente.

Una vez que se ha completado el estudio, se crea el modelo de la boca, y mediante un software en 3D se procede a crear un tratamiento virtual. De esta forma se podrá ir observando el movimiento que tendrán los dientes desde su posición actual hasta la que se desea conseguir al final del tratamiento.

Una vez que el médico tiene todos estos datos registrados, se fabrican los moldes alineadores que corresponden a cada una de las etapas de movimientos que se manejan en la ortodoncia invisible. El cambio de cada alineador debe efectuarse cada 15 días. Gracias a la utilización de este tipo de software los errores se minimizan considerablemente, ya que la fuerza de aplicación del tratamiento puede ser controlada sin inconveniente alguno.

El gran punto a favor de este tratamiento respecto a la ortodoncia tradicional, es el tiempo de duración del mismo. Generalmente antes de 18 meses el problema estará solucionado y el tratamiento finalizará inmediatamente.

Ventajas de la Ortodoncia Invisible

Se trata de un tratamiento cuyo fin es alinear y subsanar los problemas de malposición de dientes y de la mandíbula. La ortodoncia invisible es una alternativa novedosa que nos ofrece ventajas y aspectos positivos más palpables que con la ortodoncia tradicional. Entre los más importantes cabe destacar:

  • Estética: a diferencia de los brackets metálicos, la ortodoncia invisible tiende a pasar desapercibida frente a las demás personas. Evitando de esa manera esos antiestéticos aparatos metálicos en la dentadura.
  • Duración: por lo general su duración varía entre los 9 y los 18 meses, a diferencia de los brackets tradicionales que mantienen una duración de 18 a 36 meses aplicándose correctamente.
  • Comodidad: al estar fabricados a la medida del paciente, su colocación es fácil y su uso también. A la hora de las comidas pueden ser retirados, a diferencia de la ortodoncia tradicional que son fijos.
  • Higiene: la limpieza de las férulas transparentes es sencilla, solo debe ser extraída y colocada directamente bajo el agua. Los dientes de igual manera deben de ser cepillados correctamente.
  • Fuerza: durante su fabricación, los alineadores son moldeados con tecnología 3D. Este mismo software planifica cómo se realizará el desplazamiento de la dentadura, seleccionando así la fuerza que llevará cada movimiento.
  • Evita heridas: los brackets tradicionales pueden causar molestias en el interior de la boca debido al constante roce diario del mismo. La ortodoncia invisible evita por completo esta situación, ya que se adapta perfectamente a la ubicación de los dientes.
  • Costos: los tratamientos de ortodoncia invisible suelen ser un poco más costosos que los tradicionales. Sin embargo, tampoco son tan excesivos y son ajustables al presupuesto.

¿A qué edad se puede iniciar la Ortodoncia Invisible?

Es importante señalar que no se recomienda su aplicación hasta los 10 o 12 años de edad. Esto se debe a que se necesita que la formación dental ya esté concluida. Para corregir los problemas de posición o apiñamiento de la dentadura antes de esa edad, existen otros tratamientos que los padres deben considerar para sus hijos.

Casos clínicos donde se excluye la Ortodoncia Invisible

Esta técnica novedosa y factible ha demostrado gran eficacia en casos de maloclusión dental. Pero debemos destacar que se recomienda su uso para casos leves y moderados de apiñamiento de dientes, rotaciones o desplazamientos múltiples.

Si el paciente padece una enfermedad en la articulación temporomandibular (ATM), este tipo de tratamiento puede empeorar la condición. En todo momento es mejor acudir al especialista y que sea este el que decida qué tipo de tratamiento será el indicado, tras realizar los análisis y exámenes correspondientes.

Ortodoncia Invisible: ¿Debes removerla en el día?

Los alineadores transparentes son removibles al 100%. La eficacia del tratamiento reside en los cuidadosos y obedientes que seamos con las indicaciones del especialista. Las férulas transparentes se pueden remover a la hora de comer y cepillarse los dientes. Sin embargo, el tiempo diario de uso que se recomienda es de 22 horas al día, así que preferiblemente debes dormir con la ortodoncia colocada en su posición.

Ortodoncia Invisible como gran alternativa

Dada su importancia estética, su facilidad en la colocación, la comodidad que garantiza y la eficacia calificada, la ortodoncia invisible es hoy por hoy la gran alternativa en los tratamientos dentales estéticos. Tanto por sus múltiples beneficios como por su efectividad tecnológica, este tipo de ortodoncia es la solución que día tras día muchas personas alrededor del mundo buscan para arreglar sus dientes y mejorar su principal carta de presentación en la cotidianidad: La dentadura.

 

En la Clínica Barrigón te ofrecemos una gran variedad de especialistas dentales que podrán ayudarte y guiarte en el uso de este tratamiento. No te quedes con ninguna duda, si está en tus planes comenzar a usar una ortodoncia invisible te recomendamos que consultes a cualquiera de nuestros especialistas, ellos te resolverán tus dudas y con su diagnóstico determinarán si es necesario este tratamiento en ti.

Por supuesto, los costes son algo considerables, pero si se observa la efectividad del mismo el precio vale lo que representa.

¡Tu sonrisa no tiene precio!

Visítanos

Calle Dos de Mayo, 13,
47004 Valladolid

Contáctanos

983 397 823 | 626 044 319
info@clinicadentalbarrigon.com

Horario

Lunes-viernes: 9:00 h. a 20:30 h.
Sábado y domingo cerrado

Call Now Button
Abrir chat